Me sobra un montón de mes al final de cada sueldo

Carlos Diz Reboredo

 

Los aledaños del obelisco coruñés, espacio rebautizado como praza do 15 de maio, son habitados y practicados desde hace un par de semanas como tribuna pública, territorio emocional, lugar de encuentro, región comunicativa y plataforma reivindicativa a la que sus protagonistas se refieren como “ágora”. Como decía uno de los jóvenes que el pasado 2 de junio tomaban el altavoz aprovechando el turno de “micro abierto”, allí conviven e intercambian impresiones “los trabajadores, los peludos, los de traje y corbata, los gays y lesbianas, los abuelos cebolleta, los que van enseñando los gallumbos”… una multitud que va articulando paulatinamente verbos y acciones, encontrando su propio vocabulario, narrándose a sí misma en plural y empleando sus cuerpos (sin rostro) como metáforas vivas capaces de re-describir la política que viene. Mientras la asamblea se erige cotidianamente en el corazón de la acampada como “ser supremo”, como “órgano máximo de representación y democracia”, la apuesta por la horizontalidad sustituye gradualmente la jerarquización propia de la política representativa, tratando de cambiar árboles por patatas, en una incursión rizomática no exenta de dudas, polémicas y preguntas.

Mi reflexión pretende girar en torno al eje de la temporalidad. El movimiento del 15-M, o el movimiento de los “indignados” (tal vez una etiqueta que, elevada fugazmente a la pantalla efímera de los mass-media, y capaz de esconder tras una frustración moral una inquietud profundamente transformadora, se vea abocada con el tiempo a perderse en una olla mediáticamente adjetivada, como antes ocurrió con la llamada “antiglobalización”) nace de una urgencia, y en la urgencia misma debe redireccionar su rumbo. El complejo dilema que recorre estos días las plazas de decenas de ciudades españolas, inundando las acampadas y las asambleas, tiene que ver con la elección del paso siguiente: quedar o irse, e irse cómo y hacia dónde. La urgencia como nueva temporalidad histórica, la necesidad de intervenir en un mundo amenazado por la velocidad y el riesgo, por la incertidumbre de despertar mañana, es la que ha vestido y arropado los hashtag y los trending topics de las últimas semanas. Inventar el presente sigue siendo el gran desafío, pero la idea del mañana todavía no se ha evaporado. La estrategia, como tal, funciona porque ocupa un lugar propio, porque se estabiliza a pesar de sus cambios y reinvenciones permanentes. La táctica, en cambio, es el recurso del débil par excellence, que se mueve entre territorios, acciones e incertidumbres, pero necesita armarse rápidamente, sorpresivamente incluso; necesita que no se la espere. Una vez que la reacción sorpresiva de las acampadas se está extinguiendo entre la volatilidad de un tiempo acostumbrado a consumirse antes de reconocerse, a devorar y ser devorado por imágenes, mensajes y deseos nuevos, cabe preguntarse si la dimensión colectiva que se está tejiendo, y que por ser colectiva necesita una proyección, un proceso, una calma bajo la tormenta tecnológica, debe articular nuevas “sorpresas” o invadir el territorio de la estrategia, ocupando un espacio (político) propio, permaneciendo para no morir.

15M y la difusión en RIZOMA

#AcampadaCoruña – Comisión Itinerante de Filósofos Aficionados

 

la #acampadasol se hace rizomática en la #asambleadebarrios #nonosvamos #noscontagiamos

Hola amigxs de la acampadacoruna:

La comisión itinerante de filósofos aficionados gustaría de proporcionar algo de información acerca de lo que la acampada y el movimiento 15M supone, en parte, para nosotrxs, porque consideramos que puede aportar un punto de vista interesante e incluso, ojalá, pueda ayudarnos a pensar que está pasando y cómo nos estamos organizando. Intentaremos ser sencillos y esquemáticos.

Para ello nos gustaría hablar de un concepto, el rizoma, que ha tenido gran peso en la filosofía de los últimos años y creemos que representa excepcionalmente el movimiento 15M. Entre otras cosas, ha sido una palabra que ha circulado por gran número de acampadas estatales. La palabra rizoma proviene del mundo de la biología, específicamente del mundo de las plantas y las formas de estas, pero nosotros lo utilizaremos como modelo descriptivo y/o organizativo. En biología se refiere a la estructura de algunas plantas cuyos brotes pueden ramificarse en cualquier punto, así como engrosarse, transformándose en un bulbo o tubérculo. Ejemplos: patatas, mandrágora, ginseng, etc.
Seguir lendo

“Habéis construido un ariete”. Recuerdos en el ecuador de Mayo.

Antón Fernández de Rota

 

Camino junto a mi amigo chileno. Nos turnamos para cargar el peso de la gran maleta negra con ruedas que acompaña su viaje. Pronto deberá correr la cremallera de su barriga para acoger, entre disfraces protocolarios o uniformes de trabajo, aunque sin ninguna corbata, los juguetes que va a comprar para sus nietos. Carlos se hizo Rector por cuenta propia, así como Orélie Antoine de Tounens se autoproclamó Rey de la Aracaunía y la Patagonia. “Me planté ahí yo solo, hundí mi bandera y dije a mis colegas de profesión ‘¡esto es una universidad! Muchos pensaron, “está loco, Carlos ha perdido la cabeza”. Pero ahora, donde no había nada más que un hombre abrazado a su tesón, se levanta el Instituto Latinoamericano de Altos Estudios Sociales, todo un experimento en la producción crítica de conocimientos, en la práctica de la pedagogía de la ruptura y una epistemología que habla desde el Sur. A veces hay que lograr ver gigantes de fantasía para que se hagan reales los molinos de viento.
Seguir lendo

(O) Desexo (do) común

Sören Hauser (Proxecto Derriba).

 

Estamos a vivir tempos convulsos no capitalismo, no Oriente, no Occidente, na Europa, no Estado español, na Galiza. A convulsión é froito de moitas continxencias –como todo acontecemento–, de moitas realidades vividas ao tempo, pero tamén dun certo malestar, dunha indignación, dun desexo (do) común, a saber, a esixencia de democracia, dunha democracia real, dunha democracia absoluta, na que se poña de manifesto o que xa é unha realidade noutros ámbitos xerais: a cooperación e os procesos colectivos son os encargados de manter a produción da que se beneficia o capital, e é esa realidade a que pon nas nosas mans a esixencia de actuar conforme ao noso desexo.

Consulta e descarga en: (O) desexo (do) común
PDF en castellano en: (El) deseo (de lo) común

Las políticas de la multitud. De la antropología reflexiva al movimiento por una democracia real

Antón Fernández de Rota (Universidade Invisíbel).

 

RESUMEN: El presente artículo, centrado en las políticas de la narración y la representación, se pregunta conjuntamente a propósito de las transformaciones en la antropología y los movimientos sociales a lo largo de las últimas décadas. Distingo, por un lado, entre el realismo trascendental y el realismo crítico-reflexivo en la antropología; y por el otro, entre los dispositivos o políticas de la soberanía, las vanguardias y la multitud. Busco comprender las convergencias entre lo que llamo el giro crítico-epistemológico en la antropología y las transformaciones en aquellos movimientos sociales que, más allá de las políticas de masas, se organizan en maneras novedosas, como, por ejemplo, las vistas en el movimiento alterglobal, las revoluciones egipcia y tunecina o el movimiento 15-M por una “democracia real”.
PALABRAS CLAVE: Antropología, movimientos sociales, democracia, realismo, narración.
[Artículo en prensa. Entregado el 20 de mayo del 2011 para su publicación en el nº2 de la revista ETNICEX.]
Descargable en PDF: Las políticas de la multitud Artículo

“Sed imposibles, pedid realismo” — Pancarta en Sol.

Selección de primeiras impresións e blogs recomendados.

TEXTOS DAS PRIMEIRAS SEMANAS: Do 15M ao 19J.

TEXTOS ALÉN DAS ACAMPADAS. Do 19J ao 15Oct?

BLOGS & DOSSIERS
On the wobbly’s road
Acuarela Libros
Swarm Journal.
Diagonal
Madrilonia

Blog en WordPress.com.