Me sobra un montón de mes al final de cada sueldo

Carlos Diz Reboredo

 

Los aledaños del obelisco coruñés, espacio rebautizado como praza do 15 de maio, son habitados y practicados desde hace un par de semanas como tribuna pública, territorio emocional, lugar de encuentro, región comunicativa y plataforma reivindicativa a la que sus protagonistas se refieren como “ágora”. Como decía uno de los jóvenes que el pasado 2 de junio tomaban el altavoz aprovechando el turno de “micro abierto”, allí conviven e intercambian impresiones “los trabajadores, los peludos, los de traje y corbata, los gays y lesbianas, los abuelos cebolleta, los que van enseñando los gallumbos”… una multitud que va articulando paulatinamente verbos y acciones, encontrando su propio vocabulario, narrándose a sí misma en plural y empleando sus cuerpos (sin rostro) como metáforas vivas capaces de re-describir la política que viene. Mientras la asamblea se erige cotidianamente en el corazón de la acampada como “ser supremo”, como “órgano máximo de representación y democracia”, la apuesta por la horizontalidad sustituye gradualmente la jerarquización propia de la política representativa, tratando de cambiar árboles por patatas, en una incursión rizomática no exenta de dudas, polémicas y preguntas.

Mi reflexión pretende girar en torno al eje de la temporalidad. El movimiento del 15-M, o el movimiento de los “indignados” (tal vez una etiqueta que, elevada fugazmente a la pantalla efímera de los mass-media, y capaz de esconder tras una frustración moral una inquietud profundamente transformadora, se vea abocada con el tiempo a perderse en una olla mediáticamente adjetivada, como antes ocurrió con la llamada “antiglobalización”) nace de una urgencia, y en la urgencia misma debe redireccionar su rumbo. El complejo dilema que recorre estos días las plazas de decenas de ciudades españolas, inundando las acampadas y las asambleas, tiene que ver con la elección del paso siguiente: quedar o irse, e irse cómo y hacia dónde. La urgencia como nueva temporalidad histórica, la necesidad de intervenir en un mundo amenazado por la velocidad y el riesgo, por la incertidumbre de despertar mañana, es la que ha vestido y arropado los hashtag y los trending topics de las últimas semanas. Inventar el presente sigue siendo el gran desafío, pero la idea del mañana todavía no se ha evaporado. La estrategia, como tal, funciona porque ocupa un lugar propio, porque se estabiliza a pesar de sus cambios y reinvenciones permanentes. La táctica, en cambio, es el recurso del débil par excellence, que se mueve entre territorios, acciones e incertidumbres, pero necesita armarse rápidamente, sorpresivamente incluso; necesita que no se la espere. Una vez que la reacción sorpresiva de las acampadas se está extinguiendo entre la volatilidad de un tiempo acostumbrado a consumirse antes de reconocerse, a devorar y ser devorado por imágenes, mensajes y deseos nuevos, cabe preguntarse si la dimensión colectiva que se está tejiendo, y que por ser colectiva necesita una proyección, un proceso, una calma bajo la tormenta tecnológica, debe articular nuevas “sorpresas” o invadir el territorio de la estrategia, ocupando un espacio (político) propio, permaneciendo para no morir.

Advertisements

One thought on “Me sobra un montón de mes al final de cada sueldo

  1. “abe preguntarse si la dimensión colectiva que se está tejiendo, y que por ser colectiva necesita una proyección, un proceso, una calma bajo la tormenta tecnológica, debe articular nuevas “sorpresas” o invadir el territorio de la estrategia, ocupando un espacio (político) propio, permaneciendo para no morir.”

    ¿Acaso hay que elegir? articular nuevas “sorpresas” “y” invadir el territorio de la estrategia ;)

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

Blog en WordPress.com.

%d bloggers like this: